Muxinga, oficina de presépios
Foto Alzira Agostini Haddad